8. Liderazgo

A principios de siglo, en el periodo de Entreguerras, emigró a Francia desde una pequeña ciudad Valenciana , Vicente López. Iba en busca de su hermano que se había ido años antes, y  nadie sabía nada de él.  Sus padres le dijeron :“Vete a buscar a tu hermano que se ha hecho rico y no ha vuelto”. 

Nada más lejos de la realidad, su hermano, estaba en un pequeño hostal buscándose la vida, con muchos otros inmigrantes. Tras la desilusión inicial, lo mismo tuvo que hacer Vicente, con 19 años en la capital francesa. Así que su primer trabajo fue tapando zanjas de la primera guerra mundial.  

Después encontró un trabajo en un puesto de frutas en el mercado de París, y allí vivió unos años de estabilidad, las propietarias del puesto de fruta y verdura eran dos mujeres mayores. Al cabo de unos años, ellas se jubilaron y Vicente se quedó con el puesto en el mercado. El negocio iba creciendo, de hecho tal y como crecía, Vicente llamaba algún sobrino para que fuera hacerse cargo de ese puesto. Y así poco a poco fue creciendo.

Llegó la Segunda Guerra Mundial y a Vicente, que ya tenía varios comercios de venta de fruta y verdura, le compraban la fruta para los campos de refugiados, y él iba a repartirla. Un día alguien le pidió que le ayudara a sacar de allí a dos personas, le aseguraron que él no correría peligro alguno, para ello necesitaban saber todos los días la hora de reparto y la ruta exacta que hacía. Vicente contestó,  que les daba esa información, pero que no quería saber ni donde ni cuando, es decir, que si alguien se subía  a su camión de reparto, él no lo quería saber, ni el día ni la hora. Y así fue. No lo supo.

Pasada la Guerra recibió una invitación a una fiesta en el centro de París. A él las cosas le iban  muy bien, continuaba con el  comercio  de fruta y ahora se dedicaba a la importación y exportación. Acudió a la fiesta, y el anfitrión era una de las personas a las que había ayudado a salir de campo de refugiados unos años antes. Él no lo sabía. El anfitrión le dijo pídeme lo que quieras, un cheque en blanco si es necesario, y Vicente le dijo: «Mañana llega el primer barco de plátanos a Paris quiero comprarlo entero». Y le entregaron un cheque en blanco para lo comprara.  Y así fue como consiguió dar un paso más y hacer crecer aún mas su negocio de importación y exportación de fruta. 

Aunque de esto han pasado más de 100 años y los líderes han cambiado, hemos pasado de los líderes que castigaban y premiaban a los que motivan,  Vicente  a pesar de ser del siglo pasado, sí que reunía ciertos rasgos del líder creativo que describe Pink, como por ejemplo, generando un ambiente que fomentaba la autonomía,  para ser capaz de dirigirse un mismo, o también proporcionar la oportunidad de ser cada vez mejor. Así lo hizo con todos los sobrinos, a los que les fue dando los diferentes almacenes que iba abriendo y él no podía gestionar.

Esta historia es verídica y Vicente López era mi abuelo.  

Vicente era mi abuelo.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6. Tribus.



El concepto de Tribu no es para nada un concepto nuevo, ha existido desde el origen de la humanidad, así nos lo cuenta Seth Godin en su charla sobre Las Tribus que lideramos.

Godin parte de la idea de que antes para poder hacer algo, cambiar el mundo, bastaba con tener una idea y dinero para hacerla (por ejemplo fabricar un coche), más adelante para conseguir difundir una idea, y que esta suponga un cambio e influya en nosotros, bastaba, por ejemplo, con el uso de la publicad, salir en televisión, y en definitiva tener poder.
Pero todo esto ha cambiado y ya no vale, y es aquí donde retoma el concepto de tribu: “ las tribus tratan de liderar, de conectar personas y de conectar ideas y las ideas cambian el mundo”
La gente está acostumbrada a tener tribus: religiosas, espirituales, de trabajo… y un largo etcétera.  Por otro lado Internet ha permitido, conectar personas de cualquier parte del mundo que comparten intereses, y así se crean focos de interés. Hoy en día, vivas donde vivas, puedes encontrar a gente que tenga tus mismo intereses, y conectar con ella.


Por esta razón, son las tribus y no el dinero, ni las fábricas, las que pueden cambiar el mundo. Pueden cambiar la política, pueden congregar a millones de personas, y no lo hacen no porque estén obligados, sino porque quieren estar conectados.

Crear tribus, que creen tribus para que se difunda la idea, y de esta forma se crean movimientos. Tenemos ejemplos en la historia, y también los tenemos en la actualidad.
Desde Martin Luther King, hasta los Beatles. Como dice Godin, Los Beatles no inventaron la juventud solo la lideraron.
En definitiva, no se trata de convencer a nadie de una idea, o comprar un producto sino unir a esa gente que ya tiene intereses comunes. Encontrar a un grupo que está “desconectado” pero ya tiene ese interés y ser capaz de liderarlo.

 



Un ejemplo actual, en nuestro país, sería  el liderazgo que ha ejercido Laura Baena, con su movimiento “ Malasmadres”, que nace en 2014 en una cuenta de twitter con la idea de desmitificar la maternidad y acabar con la idea de la madre “perfecta”.

Ella sintió la necesidad de compartir su visión de una maternidad real, con el fin de reivindicar un nuevo modelo social de madre. Madres que luchan por no perder su identidad como mujer y que se ríen de sus intentos fallidos por ser madres perfectas. De un sentimiento individual a conectar con una necesidad social y convertirse en un movimiento tendencia que, con mucho sentido del humor, rompe estereotipos.

Como diría Godin, Laura Baena, no inventó esa forma de ser madre, sino que al contar su historia conectó con muchas madres que se sentían como ella, y que no tenían a nadie que pusiera voz a sus sentimientos, en definitiva que las lideró. Y así creó su “tribu” de Malasmadres.

Al final el o la  «lider» de una tribu detecta una necesidad, un problema… y lo lidera, conectando a la personas y estableciendo un objetivo común.  

En este sentido podríamos hablar de  qué lideramos, dónde queremos llegar , y cómo hacemos ese camino, en definitiva o dicho de otra forma la Misión, Visión y Valores de cualquier empresa u organización. 

Si tomamos como ejemplo el caso anterior de Malasmadres, son madres que no quieren renunciar a su carrera profesional, pero tampoco quieren renunciar a ver crecer a sus  hijos. Para conseguirlo han creado una comunidad online, y realizan diferentes campañas tanto de sensibilización como de formación y motivación para dar a conocer sus principios: igualdad, sostenibilidad, vida saludable, y activismo. Y todo esto para conseguir la conciliación real. 

 

4. El viaje del héroe

                                                 El viaje del héroe

Nunca olvidaré aquel día, no por lo que fue, sino por lo que supuso después. Era 14 de enero de 2019

Estaba suscrita a una página de concursos de cortometrajes y me llegó un aviso de un concurso que organiza Nespresso para creadores de cine, Nespresso Talents.

El concurso ya lo conocía y lo había descartado porque en ese momento el volumen de trabajo era alto y no podía «dedicar » tiempo a un concurso que no sabía si reportaría algo o no.Y además nuestro perfil profesional no era ese.  Al concurso se presentan más 400 cortometrajes, era prácticamente imposible conseguir algo. Estaba a punto de desechar la idea.

 Pero pese a las reticencias iniciales, cuando leí la convocatoria  » Somos lo que comemos»:crea un vídeo vertical, de 3 minutos sobre una receta, una comida, un alimento que muestre que la gastronomía es mucho más que alimentarse», en ese momento me imaginé a mi abuela de 97 años, con su ternura, dándonos la receta de la paella, nuestro plato típico valenciano. Y decido dar el paso, y me inscribí en el concurso. La tenía a ella, lo tenía todo.

Justo unos meses antes, había dejado  un trabajo de media jornada como administrativa, para apostar por lo que realmente me gustaba, a tiempo completo, y hacer crecer mi productora.  Mi madre me había ayudado a dar el paso, y esto era una oportunidad para empezar a cambiar las cosas. 

 Y llegó el día de la grabación, mi abuela estaba un poco «anárquica» y no me contó la receta de la paella como yo quería, se dejaba pasos, ingredientes… Llegó a decirme que a ella no le gustaba la paella. Cuando llegué a casa y vi el material que tenía, sabía que tenia que cambiar el guión del corto. Me costó muchísimo repensar el proyecto. No era como yo lo había imaginado.

 Después de muchos días de darle vueltas y vueltas, a las imágenes, llegué a la conclusión de que debía mostrarla  tal y como ella era,  más que una receta de una paella, me había dado la » Receta de su vida», los ingredientes que hay en ella para ser como es, todo esto en el contexto de la preparación de una paella. Y construí una nueva historia.

Presenté el corto,  La Receta de la Vida, ganamos el 3 premio, y nos invitaron una semana entera al Festival de Cine de San Sebastián, como directores, proyectaron el corto en las salas de cine del Festival y tuve la oportunidad de ver como una sala llena veía el corto de mi abuela. El momento es impagable y la experiencia de acudir como invitada al Festival también, las felicitaciones, fotos, entrevistas…

Volvimos a casa con la sensación de que después de haber estado allí nuestro enfoque profesional no podía ser el mismo y que aunque seguiríamos con nuestros trabajos habituales, había que abrir una nueva puerta. Y aquí estoy estudiando el Máster en Comunicación Transmedia.

 

P.D: Jamás había pensado en esta experiencia como un » Viaje del Héroe», pero esta reflexión ha sido sin duda un camino de autodescubrimiento, un viaje interior que todos deberíamos hacer. 

 

5. Manifiesto

¿Por qué?

 

 Esta semana hemos descubierto a uno de los grandes en Soft SkillsSimon Sinek (Inglaterra, 1973), escritor y motivador, que nos acerca con su  Círculo Dorado, a la idea de que es más importante saber comunicar «Por qué « hacemos algo, que lo que propiamente hacemos. Una idea sencilla que explica porqué algunos líderes como Martin Luther King u organizaciones importantes, como Apple son diferentes al resto,  son capaces de inspirar, mientras que otras no. Esa diferencia se basa en que la minoría exitosa no comienza con el “qué” ni con el “cómo”, sino con el “para qué”.

 

 

 

Esta forma de comunicar es lo que hace que unas personas inspiren y el resto no.  Una de sus frases que me encanta y que refleja muy bien esta teoría:» La gente no compra lo que uno hace sino por qué lo hace, cuando compras un producto no lo compras por la necesidad, sino porque te alineas con las creencias de quién lo hace». 

Para llegar a saber por qué o para qué hacemos las cosas, y así ser capaces de comunicar aquello que hacemos al resto de personas es importante saber cuáles son nuestros principios, valores, creencias ( de las que nos hablaba Simon Sinek) una brújula que indica la dirección que debes tomar para conseguir tus metas y éxitos y  un MANIFIESTO, nos puede ayudar mucho a establecer esas líneas que marcan nuestra vida personal y profesional. 

 

       Este es mi manifiesto:

  • Escucha más que habla. Esta es una máxima importante, no es que no me guste hablar, pero me gusta escuchar lo que los demás tienen que contar, creo que, casi siempre, es mejor escuchar.

  • Vive con los 5 sentidos. Quiero representar que son muy importante las sensaciones que percibimos del exterior, de nuestro entorno. Un sonido, un sabor, un olor, un color y una caricia… Todas y cada una de ellas son fuente de inspiración. 

  • Aprende y escribe. Me gusta aprender, y escribir. Siempre suelo llevar un cuaderno para anotar aquellas ideas que me surgen, muchas veces nos viene la inspiración cuando no nos lo esperamos. El aprendizaje constante es necesario en la vida para ser capaces de evolucionar y mejorar cada día.  

  • Sonríe y observa. Suelo sonreír mucho, es una característica muy mía, y también es reflejo de mi carácter positivo. 

  • Comparte tus ideas. Compartir con tu familia, amigos, y compañeros de trabajo en fundamental, creo que muchas de las cosas que hacemos no tendrían mucho sentido si no fueran compartidas. Creo también que el trabajo en equipo es fundamental para que las cosas salgan bien. 

  • Pequeños iconos. He querido reflejar con estos pequeños iconos, las cosas que valoro mucho. Aunque son pequeño su importancia es grande. La familia, el tiempo libre, y el espíritu de superación. 

  • Sueña grande. Creo que nadie debería ponerse barreras, ni techos. Es muy importante tener sueños y metas, en mi caso son una motivación y también una ilusión, te ayuda a seguir trabajando en aquello que crees.

 

  No es fácil hacer ese viaje interior y buscar aquello que te hace de guía o de brújula, requiere un ejercicio de análisis e introspección  personal que no estamos acostumbrados a hacer pero que desde aquí recomiendo que lo hagáis ya que vale mucho la pena. 

 

 

3.De la crítica al aprecio

 

 

De la crítica al aprecio.

«La crítica es inútil porque pone a la otra persona a la defensiva, y por lo común hace que trate de justificarse. La crítica es peligrosa porque lastima el orgullo, tan precioso de la persona, hiere su sentido de la importancia y despierta su resentimiento.» 

Esta es una de las afirmaciones que nos hace Dale Carnegie en su libro «Cómo ganar amigos e influir sobre las personas», libro de referencia de mejora personal.

Carnegie nos habla de 3 técnicas fundamentales para tratar con la gente: No critique, no condene, ni se queje; Dé aprecio honesto y sincero; Despierte en las personas un deseo ardiente.

Al reflexionar sobre las teorías de Carnegie, me he dado cuenta de que por lo general criticamos  más de lo que somos conscientes. En nuestro día a día, sobretodo los que somos padres, son muchas las ocasiones en las que nos dirigimos a nuestros hijos » No hagas esto…», » Eso no es así…» una serie de frases negativas que hacen que los estemos criticando constantemente.

La actividad de hoy consistía en recordar 3 críticas que hayamos realizado a algo o alguien, para reformularlas de otra forma que se acerquen más al aprecio que a la crítica.

En mi caso las críticas que he encontrado han sido hacia mis hijos, yo no las contemplaba como críticas pero es cierto que al realizar la actividad me he dado cuenta de cómo muchas veces utilizamos un lenguaje muy negativo.

La primera crítica sobre la que reflexionar fue que  le dije a mi hija pequeña que no había aprovechado la tarde, que había perdido el tiempo sin estudiar, y por eso había sacado una nota muy baja en el examen.

De qué forma puedo decirle a mi hija que debe aprovechar mejor el tiempo sin que eso constituya una crítica que pueda hacer crecer en ella el resentimiento. Si nos dejamos guiar por las técnicas de Carnegie, el nuevo enfoque podría ser : » No pasa nada. ¿Cuándo tienes el próximos examen?, vamos a marcar en un calendario los días que queremos estudiar».

En la misma línea a mi hijo de 11 años, le recriminé que era un desastrado, ya que se había dejado el paquete de galletas y el zumo que había  tomado en el sofá. Reconozco que es muy difícil en el tema de la educación de nuestros hijos cambiar el enfoque a la hora de decirles lo que está bien y lo que está mal. En este caso creo que debería haberle dicho algo como «Veo que has merendado muy bien, como ya has acabado, puedes recoger los envases del sofá y así no te molestarán para sentarte». Creo que no hace falta decirle que es un «desastrado», porque eso ya implica una crítica y una característica negativa, para conseguir que recoja las sobras.

Este tipo de críticas son muy frecuentes entre las madres y padres, nos pasamos la vida haciendo reproches a nuestros hijo y criticando sus actos continuamente. » Papá olvida», es un clásico del periodismo americano en este ámbito. El artículo se publicó por primera vez como editorial en el diario People’s Home Journal. Su autor W. Livingston Larned, afirma que que desde su publicación ha sido leído en centenares de revistas y diarios en aulas, iglesias y conferencias.

Sin duda si queremos pasar de la crítica al aprecio debemos emplearnos muy bien en aplicar las técnicas de Carnegie, que se basan en la apreciación y aprobación honestas, hablar de nuestros propios errores antes que de los demás, sonreír, mostrar interés por las cuestiones de los más, elogiar las mejoras, entre otras herramientas que nos ayudarán a convertirnos en personas más agradables, pudiendo influir en los demás sin necesidad de imposición o enfado.

1. Who I am?

¿Cuál es mi talento?

 

Seguro que muchos de vosotros os habéis realizado esta pregunta, ¿Cuál es mi talento oculto? ¿Cuáles son mis  fortalezas? , en definitiva aquellas aptitudes que forman parte de nosotros y nos ayudan a desarrollarnos y a relacionarnos con los demás y construyen nuestra personalidad.

Para ayudarnos en nuestra tarea  existen diferentes test o cuestionarios, a través de los cuales podemos llegar a conocernos mejor, con la intención de potenciar nuestros talentos o incluso convertir nuestras debilidades en fortalezas. Uno de ellos es el Test de Gallup.

Gallup nace de un estudio que se realizó en EEUU y que duró más de 40 años, realizado por una empresa que da nombre al Test y el psicólogo Donal Clifton, estudiando a más de 300.000 personas de éxito y del que identificaron 34 talentos:

Ayer tuve la oportunidad en el Máster de Comunicación Transmedia que estoy realizando en Escuela Politécnica Superior de Gandia , de conocerme un poco más y navegar entre las posibles fortalezas de mi personalidad. Esto fue gracias a la asignatura Soft Skills, impartida por los profesores Jose Luís Poza y Alberto Conejero, así que pude realizar el Test de Gallup, y me gustaría compartir con vosotros mis resultados.

La primera reflexión es que hay que realizarlo al menos dos veces, ya que la primera leída, por lo menos a mi, me ha llevado a verme en casi todas las fortalezas o en ninguna. Después de una segunda leída he ido reflexionando y meditando un poco más la respuesta y según este test de personalidad  mis mayores fortalezas, serían:  Adaptabilidad/Flexibilidad; Organizadora/Coordinadora; Comunicación; Empatía; Armonía y Positiva.

La actividad además incluía el Test 360 que consistía en preguntar a 3 amigos o familiares, 3 virtudes y 3 defectos. La verdad es que las tres personas a las que les pregunté coincidieron con varias virtudes y también defectos. Aptitudes que también había señalado yo en el Test de Gallup.

Y ahora la pregunta sería ¿Te sientes identificada con el resultado? Pues la verdad es que sí. Sí que veo algunas de estas características en mi personalidad y en mi forma de ser, pero ahora la cuestión es si las veo como un talento o no.

Esta sería para mi la verdadera reflexión, no tanto descubrir cómo somos, sino más bien ver estas habilidades como oportunidades y fortalezas.

Y tú ¿ te atreves a hacer tu Test Gallup?